Conoce los siete Dones del Espíritu Santo

Los dones del Espíritu Santo son: la inteligencia, la sabiduría, la fortaleza, la piedad, el consejo, el temor de Dios y la ciencia. Con ellas nos armamos de valor y de fuerza para sobrellevar cualquier situación adversa.

dones-del-espiritu-santo

Inteligencia

Por medio de este don, el Espíritu Santo nos enseña que Dios es sinónimo de amor y nos permite adquirir el conocimiento que requerimos sobre el verdadero significado del perdón. También nos permite entender las palabras que Dios nos da por medio del evangelio.

La inteligencia nos ilumina en primera instancia para abrir nuestra mente para entender las cosas de Dios y progresivamente nos aporta lo necesario para digerirlo intelectualmente.

Sabiduría

A través de este don, el Espíritu Santo nos ayuda a conocer a Dios y a mantenernos apegados a sus enseñanzas. No solo nos abre la mente en torno a entender a Dios, sino que además nos invita a “degustarlo” y por lo tanto, a quererlo y a aceptarlo.

Fortaleza

Con la fortaleza que nos aporta el Espíritu Santo, podremos evitar que la debilidad expresada a veces en nuestro día a día, sea mayor. Es así como podemos revertir rápidamente cualquier sensación de ira, de inconstancia o de egoísmo que en cualquier instante de la vida podríamos sentir.

Piedad

Este don sirve para fortalecer nuestra unidad con Dios, porque nos enseña el valor del agradecimiento, de la benevolencia, de la ternura y del cariño y de esta manera, observamos a los hijos de Dios con ojos de bondad.

Consejo

Cuando tenemos miedo, es el momento en el cual hace su aparición este don, ya que nos ayuda a dar los pasos correctos que requerimos dar en tales circunstancias, especialmente si se trata de un momento difícil.

El don del consejo nos brinda momentos de acercamiento con Dios, quien nos guía para actuar.

Temor a Dios

Con este don, podremos superar nuestras debilidades y entender el poder que tiene Dios, ya que nos impulsa hacia su bondad.

Ciencia

El Espíritu Santo nos enseña a través de este don, que podemos descubrir a Dios por medio de toda la creación y nos abre los ojos ante las limitaciones que tenemos como seres humanos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *