Parto natural

El parto natural o normal, es el que ocurre por la vagina y puede darse con o sin la aplicación de medicamentos analgésicos. Esta distinción comenzó a darse a causa del incremento de nacimientos a través del proceso quirúrgico de cesárea.

Fisiológicamente, la mujer tiene la posibilidad de traer al mundo a su hijo mediante el trabajo de parto. Este comienza cuando se rompe el tapón mucoso y se inicia la dilatación de la vagina para permitir la salida del bebé.  No hay un tiempo estimado de duración de parto natural, ni está exento de presentar complicaciones que pueden ameritar una cesárea de emergencia.

La mujer puede decidir si solicita la administración de analgésicos  durante el parto vaginal. Es necesario aclarar que la medicación reduce el dolor pero no lo evita completamente y en cualquier caso, se debe hacer el esfuerzo de pujar para lograr la salida del feto.

parto-natural

Ventajas del parto natural

En condiciones sanitarias adecuadas y con la asistencia médica necesaria, el parto natural es completamente seguro para la madre y el niño. El control prenatal permitirá monitorear con precisión el estado del bebé y constatar que no hay riesgos para dar a luz por vía vaginal.

Una ventaja significativa del parto natural es que la recuperación de la madre es mucho más rápida y menos dolorosa en comparación con los partos por cesárea.

Preparación para el parto natural

Al optar por el parto natural, la mujer puede prepararse con tiempo, informándose sobre la experiencia que va a vivir y aprendiendo técnicas que le permitan controlar el dolor. La incorporación en talleres y foros de maternidad, así como la práctica de ejercicios físicos adecuados a su condición son muy recomendables para la futura mamá.

Los talleres de preparación para el parto natural pueden iniciarse en el segundo trimestre del embarazo. Los ejercicios estarán orientados a preparar los músculos de la pelvis, piernas y espalda a través de técnicas de flexibilización y relajación. La respiración es un aspecto muy importante  pues al aprender las técnicas adecuadas se puede mitigar la intensidad del dolor durante las contracciones.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *