Vómitos en el embarazo

Las náuseas y vómitos en el embarazo son síntomas característicos de la gravidez. Algunas mujeres descubren su estado a partir de la aparición de estas molestias que se acentúan desde la sexta semana y pueden mantenerse hasta el final del primer trimestre. Otras, aunque en menor incidencia, refieren persistencia hasta la semana número 20.

vomitos-en-el-embarazo

Qué origina las náuseas y vómitos en el embarazo

A pesar de que no se ha detallado el mecanismo que genera las náuseas y vómitos en el embarazo, se conoce que el incremento en la producción de hormonas como la progesterona, estrógenos y la gonadotropina coriónica humana (hCG), influyen en la aparición de estos síntomas.

Es comprensible que el organismo reaccione ante los cambios fisiológicos que implica el desarrollo del embrión y más adelante el crecimiento del feto. Por ejemplo,  el tránsito intestinal se hace más lento en la mujer embarazada y esto también puede contribuir a la aparición de náuseas, vómitos y estreñimiento.

Las náuseas se presentan en el 80% de las gestantes en horas de la mañana. El vómito puede no ocurrir todos los días, pero puede desencadenarse en cualquier momento del día y en ocasiones es producto de la hipersensibilidad a olores o sabores, que también son síntomas propios del primer trimestre de embarazo.

Consejos para aliviar las náuseas y vómitos durante el embarazo

Solo en casos de deshidratación e  intolerancia total a las comidas será necesario acudir al médico o al centro de salud. Mientras tanto, hay varias alternativas al alcance de la madre para minimizar estas molestias del embarazo:

Comer solo lo necesario: la embarazada requiere una dieta equilibrada, rica en proteínas, calcio, hierro, ácido fólico y vitaminas. Esto no significa que debe comer grandes cantidades, sino que las porciones deben contener todos estos nutrientes.

No interrumpir ninguna comida principal: se deben procurar tres comidas principales y tres meriendas. Alimentarse en los momentos en que cesen los malestares y evitar acostarse inmediatamente después de comer.

Practicar ejercicios moderados: en los primeros meses del embarazo se debe adaptar la rutina de ejercicios para evitar la fatiga, sin caer en el sedentarismo.

Un truco para evitar las náuseas de la mañana es comer una galleta de soda antes de levantarse. Durante el día pueden consumirse jugos de limón y patilla para hidratarse y aliviar los malestares.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *