Glaucoma ocular qué es y cuál es su sintomatología

El Glaucoma ocular es una enfermedad que por su complejidad, en la mayoría de los casos no es detectada sino cuando ya se encuentra  en un avance considerable, a lo cual se debe sumar que los agentes que la ocasionan son poco conocidos.

Sin embargo existen fuertes indicios que es una enfermedad  producida por un daño en el nervio óptico secundario  provocada por la presión o tensión intraocular, caracterizada por la progresiva pérdida de la visión por el aumento de dicha tensión.

glaucoma-ocular

Por ser tan compleja y su detección ser tan tardía, los daños ocasionados por el Glaucoma ocular son irreversibles  de allí que  el diagnóstico precoz  de esta dolencia es fundamental  con la finalidad de que se pueda prevenir y evitar perder la visión.

En el momento de hacer una evaluación ocular para conocer su se tiene este padecimiento, se deben tomar en cuenta ciertas características de aquellas personas propensa a sufrir de Glaucoma; donde los candidatos son aquellos que tienen antecedentes de esta patología.

Otras personas que tienen que someterse a exámenes oculares para descartar la enfermedad son aquellas que padecen de diabetes, las que tienen una miopía elevada, y aquellas que están por encima de los 50 años de edad, deben periódicamente someterse a revisiones oftalmológicas periódicas.

Glaucoma ocular y su tratamiento

Varios estudios han determinado que existen varios tipos de esta enfermedad visual como lo es el Glaucoma, y por consiguiente el tratamiento varía según la patología que presente el paciente, partiendo del principio que todas estas variaciones tienen como lugar común el daño que se produce en el nervio óptico secundario.

En primera instancia se debe tomar en cuenta la aplicación medicada de gotas o colirios con la intención de bajar o disminuir la tensión o presión ocular, esto sería en un primer estado de la enfermedad.

Otro elemento para el tratamiento está referido a la intervención quirúrgica de manera tradicional cuyo propósito es  crear un vaciado para que el humor acuoso salga del ojo disminuyendo de este modo  la presión intraocular.

Y finalmente la operación  a través del láser cuya función es agrandar el conducto de drenaje ayudando a que el humor acuoso salga del ojo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *